lunes, 26 de junio de 2017

Pollo Crujiente al Parmesano con Pasta al Limón

Si, entendieron bien... LO MÁXIMO. Tengo que reconocer que tengo una debilidad por el pollo frito, me parece una de esas comidas reconfortantes que suministran felicidad automática. 
Esta receta la encontré en internet hace tiempo y es absolutamente deliciosa. 


Se las paso sin más preámbulo, para 4 personas:

1.    Tomamos 2 pechugas de pollo, las rebanamos por la mitad y las aplastamos un poco con un mazo. La idea es darle un espesor uniforme y delgado para que se haga rápido y parejo. Les ponemos sal y pimienta.

2.    En un bowl, colocamos unas 4 cucharadas de mantequilla derretida, y en otro, 1/2 taza de pan rallado, 1/2 de taza de parmesano rallado, 1/4 de taza de harina, y una pizca de ajo en polvo. Pasamos las pechugas por la mantequilla, y luego las empanizamos con la mezcla seca.

5.    En una sartén de buen tamaño, ponemos a calentar a fuego medio bajo 1 taza de crema de leche, el jugo de 1 limón, 1/2 taza de parmesano, una pizca de ajo en polvo, sal y pimienta. Lo vamos revolviendo de vez en cuando.

4.    En agua hirviendo con sal, ponemos a hacer la pasta. Hay que calcular un poco menos de lo que se haría normalmente para 4 personas, considerando que será el acompañante y no el plato principal.

5.    En una sartén anti-adherente derretimos 2 cucharadas de mantequilla y un chorrito de aceite, y freimos los pollos hasta que estén dorados por ambos lados. 

6.    Cuando la pasta esté lista, con la ayuda de una pinza la pasamos a la sartén con la salsa. Mezclamos y estamos listos para servir, con un poco de perejil picado para que le de más frescura. 

El sabor de la pasta con limón es delicioso; como verán no es un plato para comer todos los días (digo, por las cantidades de mantequilla, fritura, pasta, etc, etc, etc), pero de vez en cuando es todo un gusto. Con un sauvignon blanc queda estupendo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario