martes, 5 de abril de 2011

Pollito crujiente con ajo...


Me encanta la carne roja, sin embargo, cuando tengo ganas de cocinar lo primero que pasa por mi mente es: pollo, creo que es porque tiene tantas formas de hacerse, tantas formas de 'saber' y de verse... es muy versátil, y además es tierno y delicioso. Esta receta la saqué de mi UK idol, Jamie Oliver, y me parece rica tipo para picar algo con unas cervecitas, mientras esperas que la parrilla esté lista, o cualquier situación así de informal... No es compleja, pero si tienen invitados pueden tener las cosas listas desde antes y no será mucho problema.... Es fresca, es diferente y sabrosa... 

Si la van a hacer para picar (que es lo que yo recomendaría) podría ser como 1/2 pechuga de pollo por persona, para 4 personas sería algo así...
  • 1 diente de ajo
  • 1 limón
  • 6 galletitas de soda
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 4 hojitas de perejil fresco
  • sal gruesa y pimienta negra molida
  • 2 cucharadas generosas de harina común
  • 1 huevo
  • 2 pechugas de pollo sin piel
Preparación... 
  1. Pelar el ajo, rallar la cáscara del limón, y poner en un procesador de alimentos junto con las galletas, la mantequilla, el perejil, un poco de sal y de pimienta. Mezclar bien hasta que queden como migajas, y las ponemos en un plato llano.
  2. Ponemos harina en un segundo plato. Y el huevo batido en un tercero. 
  3. Nivelamos un poco las pechugas de pollo por debajo, tratamos de quitarle las irregularidades. Le damos unos golpes a las pechugas para aplanarlas, puede ser con una sartén o si tienen un instrumento más apropiado bienvenido sea.
  4. Pasamos las pechugas por la harina por ambos lados hasta que estén completamente cubiertas, luego por el huevo, y por último por las migajas que preparamos.
  5. Para cocinarlas, en una sartén antiadherente con un chorrito de aceite de oliva caliente, freímos unos 4 o 5 minutos por ambos lados, hasta que esté cocido el pollo y doradito y crujiente por fuera.
  6. Para servirlos los cortamos en tiritas y ponemos con unos cuartos de limón y un toquesito de sal gruesa por encima...
Crujientes, saladitos y con el toque de limón... riquísimos! 
Sólo falta la cervecita bien fría!

No hay comentarios:

Publicar un comentario