jueves, 24 de febrero de 2011

Un pescadito con aire hindú, de Nigella Lawson...

Uno de mis días de visita en Baires invitamos a Isa y Eze a cenar, y Vero y yo nos lanzamos al barrio chino en una especie de expedición para conseguir los ingredientes que Nigella pide para este plato. Lo logramos (con ciertos contratiempos que no voy a mencionar porque nos produce a Vero y a mi algo entre risas y lágrimas). Lo bueno es que después de conseguir los ingredientes, lo demás es pan comido. Y tiene una ventaja que me cautivó: la receta te indica en qué punto puedes pausar la cocción, y cuando lleguen tus invitados y estés a punto de comer, no hay que hacer mucho más, así que puedes disfrutar de la visita sin estar sudando como un chanchito en la cocina. Es como hindú, no es para nada pesado, pero tiene muuuuucho sabor!, rico rico!.


Voy a darles la lista de ingredientes primero porque como les digo, no son tan comunes como los que suelo usar... Esto es para 4-6 personas.

  • 1,25kg de un pescado blanco firme. Nosotras usamos mero y quedó perfecto. Cualquiera que no se vaya a deshacer en el calor
  • Sal
  • 2 cucharadas de cúrcuma
  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • 2 cebollas medianas, picadas en julianas
  • 2 chiles rojos
  • una pieza de jengibre de 4cm, pelado y picado en julianas
  • una pizca de comino
  • 400ml de leche de coco
  • 1-2 cucharadas de concentrado de tamarindo
  • 1 cucharada de salsa de pescado

Lo mejor es irse a un mercado chino a buscar todo esto... caraqueños el mercado del bosque creo que es una buena alternativa... 

  1. Picamos el pescado en pedacitos del tamaño de un bocado. Los ponemos en un bowl con un poco de sal y 1 cucharada de cúrcuma.
  2. En una sartén con el aceite caliente sofreimos las cebollas hasta que se suavicen, con un poco de sal para que no se pongan marrones... 5 minutos más o menos.
  3. Quítenle las semillas al chile, y lo pican en rodajas. Si no quieren que pique nada, pueden simplemente quitarle las semillas y usarlos enteros para que no le toque ningún pedacito a nadie. Echamos en la sartén junto con la cebolla el chile, el jengibre, la cucharada restante de cúrcuma y la pizca de comino. Freímos por unos minutos.
  4. En una taza de medición, echamos la lata de leche de coco, la cucharada de pasta de tamarindo, y la de salsa de pescado; y con agua hirviendo, llevamos la medida hasta que la mezcla de líquido sea de 1 litro. Lo echamos en la sartén, y dejamos cocinando hasta que se vaya reduciendo un poco, revolvemos de vez en cuando. Esto podemos tenerlo hecho horas antes de comer si es necesario.
  5. Cuando estén listos para comer, echamos los trozos de pescado en la salsa caliente hasta que estén cocidos pero tiernos.
Nosotros acompañamos con arroz jasmín (absolutamente mi favorito) y servimos en platos hondos, el arroz en el fondo y el pescado con la salsa encima; y para tomar, unAS CUANTAS botellitas de sauvignon blanc... 
M U Y    B U E N O ! ! ! ! ! Nuestros conejillos de indias (Isa y Eze) para  este plato quedaron complacidos (eso creo!) al menos Eze repitió jeje...   



No hay comentarios:

Publicar un comentario