lunes, 27 de diciembre de 2010

Intro.

Buenos días a todos!
Después de haberme ido de mi querida Caracas, y haber estado un tiempo en mi también querida Buenos Aires, me encuentro en Santiago de Chile, adaptándome a la ciudad, a la vida de casada, y al tortuoso proceso de buscar trabajo en un lugar donde nadie te conoce y donde no conoces a nadie. Me doy cuenta de que esto tardará un poco más de lo pronosticado, así que he decidido dedicar un poco de mi tiempo a documentar algo que hago de una manera muy natural, gustosa y frecuente: comer. Pero no me refiero al acto de alimentarse; hablo de toda la experiencia que representa una comida: la compañía, el lugar, la propuesta gastronómica, el vino, la atención, y por supuesto, la cuenta.
Mi pasión por la comida es un acto consciente desde que mi hermana Verónica empezó sus estudios gastronómicos, y allí comenzaron mis problemas económicos por gastarme casi todo mi sueldo en comida "de autor" y vinos de alta gama, sin un mínimo remordimiento. Juntas degustamos cientos de platos e incontables copas de vino, buenos y malos... Quisiera a partir de ahora,  registrar acá mis impresiones, mis gustos y disgustos con la cocina, chilena o no.
Verito, te lo dedico ;)

1 comentario:

  1. Felicitaciones a mi querida hija por este blog... he conseguido varios platos que me recuerdan momentos hermosos pasados juntos...

    ResponderEliminar